El río Chíllar se encuentra entre los municipios de Nerja y Cómpeta, y su recorrido nos lleva casi todo el camino por un desfiladero. El texto que podéis leer ahora trata sobre uno de los siete segmentos en los que está dividido, aborda sus últimos kilómetros antes de unirse con el mar Mediterráneo.

La subida y descenso de los últimos kilómetros del río Chíllar ya es conocido por muchos, sin embargo son otros tantos los que no lo conocen o no se atreven a ir, ¡esperamos que cambiéis de opinión después de leer este post!

Sin lugar a dudas, el recorrido que os mencionamos del río Chíllar hay que incluirlo dentro de los rincones de Málaga para enamorarse. Una ruta acuática de senderismo ideal para toda la familia. Podréis disfrutar de preciosos paisajes, pozas para refrescaros con un chapuzón y varias cascadas para fotografiaros. ¡El desfiladero de los Cachorros no os dejará indiferentes!.

image53

Como toda actividad que tenga lugar en el transcurso de parte de un río, debemos estar atentos a las lluvias, pues con éstas aumenta el caudal y no queremos en absoluto que nuestra ruta sea peligrosa. Tened además en cuenta, que el caudal del río Chíllar es caudaloso incluso en épocas de sequía.

Esta ruta por el río Chíllar es bastante conocida, y por tanto, si decidís hacerlo, es mejor entre semana, siempre y cuando estemos hablando de los meses de julio, agosto y septiembre. En cualquier caso, debéis llegar pronto, para evitar las horas de máxima afluencia, y tened además en cuenta que haciendo el recorrido entero, ida y vuelta y parando para almorzar, podéis tardar unas seis horas. En la siguiente dirección podéis encontrar todos los detalles para acceder, la dirección exacta y las diferentes opciones de aparcamiento.

El recorrido de los últimos kilómetros del río Chíllar es diferente al descenso del río Guadalmina, post que podéis encontrar dentro de los episodios de Málaga para enamorarse, por diferentes motivos:

1. Por la duración. El descenso del río Guadalmina son aproximadamente 3 horas, mientras que el recorrido del río Chíllar ida y vuelta son unas 6.

2. El “terreno”. Si bien en el descenso del río Guadalmina había tramos que sólo se podían hacer a nado; el recorrido del río Chíllar es entero a pie. Como os hemos indicado arriba hay pozas para refrescarse, pero no de gran profundidad.

image54

3. El agua. Me sorprendió ver la “vida” animal que se encontraba en las agua del descenso del río Guadalmina, y que no encontré en el río Chíllar. Y también el color del agua de las pozas del río Chíllar, a pesar del paso de la gente, era de un azul muy bonito.

4. La dificultad. En general la dificultad de ambos recorridos es sencilla y es apta para toda la familia. Simplemente pisar con cuidado, pues se hace difícil andar con paso seguro con la corriente del agua y en su contra.

Para concluir, simplemente deciros que se trata de un bello recorrido, donde podréis disfrutar plenamente de la naturaleza.

Os animamos a que lo hagáis y ¡compartáis vuestra experiencia!