Hay un dicho de una amiga mía, y que probablemente no sea original suyo, que siempre he creído: una persona es ella misma y sus circunstancias. Y cuando se trata de alguien mundialmente conocido, estas circunstancias quedan normalmente en segundo plano. Pero si encima estamos hablando de Picasso, el artista más importante del siglo XX, dichas circunstancias desaparecen por completo para el público general.

En el año 1967  el gobierno francés concedió a Picasso la nacionalidad francesa, la cual, agradecido, rechazó. Por si a alguien se le había olvidado, Picasso era español, y más concretamente de Málaga. Es un claro ejemplo de la desaparición de las circunstancias de una persona de tanta notoriedad. ¿Picasso había sido niño alguna vez? ¿Es que Picasso no se acordaba de su Málaga natal? ¿No quedaba ya ningún recuerdo?

En nuestro tour Siguiendo a Picasso sacamos a la luz las circunstancias del artista, con lo que descubrirás como no sólo Málaga influyó al niño Picasso, sino que le marcaría para el resto de su vida y por ende, a su obra.

la-foto-11

En primer lugar, te situamos en la Málaga del siglo XIX. Para ello te llevamos a dos lugares emblemáticos, el teatro Cervantes y el monumento a Torrijos. Aquí comprenderás la sociedad española de aquella época en general, y la malagueña en particular.

Os mostraremos un impresionante cuadro “El fusilamiento de Torrijos”, colgado actualmente en el Museo del Prado, en Madrid. Resume la historia del general Torrijos, la cual sería conocida por el propio Picasso. Pero además nos muestra el tipo de pintura que triunfaba en esa época. La historia del cuadro nos muestra la división de la sociedad española desde el siglo XIX, y que terminaría finalmente en una cruenta guerra civil. Todos sabemos cómo Picasso se inspiró en uno de los episodios de la guerra civil española para crear una de sus obras maestras, el Guernica.

la-foto-2

En la plaza de la Merced nos situamos en el entorno familiar, donde entenderemos la suerte que Picasso tuvo de nacer en una familia sensibilizada con el arte. Su padre, José Ruiz, era pintor, y estaba inmerso en el entorno cultural de la ciudad. Picasso se desenvolverá en un ambiente muy propicio para su desarrollo artístico. Pero también aprenderá una serie de tradiciones típicas malagueñas que plasmaría en su obra hasta el resto de sus días, como por ejemplo el mundo del toreo.

Seguimos nuestro recorrido por la iglesia de Santiago, donde el pintor fue bautizado y donde explicaremos la importancia de la religiosidad en su familia. Ironías del destino, Picasso acabaría siendo un ateo acérrimo. De hecho, el siguiente edificio por el que paseamos es el museo Picasso, que cumple uno de los requisitos que el propio Picasso solicito para establecer su museo, y es que fuera un edificio civil.

la-foto-2-11

A continuación, otros dos importantes lugares en su estancia en Málaga, su escuela primaria y el antiguo museo municipal de Málaga, donde trabajaba el padre de Picasso y donde el niño pudo admirar obras de grandes artistas y donde también vio a su padre pintar su tema favorito, las palomas. Si esta fue una obsesión para D. José Ruiz, en Picasso este tema seria recurrente en toda su vida.

La familia Ruiz Picasso abandonará Málaga cuando Pablo tiene 10 años. Sin embargo, volverá a pasar varias temporadas de verano en su adolescencia. Otro lugar relacionado con su vida es el Palacio del Obispo, donde su tío Salvador se casó de segundas nupcias con la hija de una de las sagas familiares más importantes de la Málaga de entonces, los Heredia. Este ascenso social de su tío carnal tendría repercusión en la carrera de Picasso, ya que le pudo prestar financiación a su formación como pintor en Madrid.

Otro lugar importante es la sede del ateneo de Málaga, antigua escuela de Bellas Artes y donde su padre trabajo como profesor de dibujo. Pocos saben que este rincón de la Plaza de la Constitución esté relacionado con la vida de Picasso. Aquí explicaremos la influencia que tuvo en el pequeño Pablo este tipo de pintura academicista. Más tarde, ya como adolescente, le llevaría a comprender el abismo que empezaba a abrirse entre esa enseñanza tradicional y las nuevas corrientes artísticas europeas, mucho más interesantes para él.

la-foto-51

Otro lugar que no podemos obviar en este periplo por la Málaga de Picasso es la calle Marín García, que desemboca en la famosa calle Larios. Fue en esta calle donde Picasso residió por última vez en Málaga, junto a su gran amigo Carles Casagemas. Lo que vivió en este viaje un Picasso de ya veinte años le marcaria de nuevo, como la pelea definitiva con su gran amigo y el consiguiente suicidio de éste.

Nuestro paseo por Málaga continua por el parque, donde veremos otras estampas típicas de Málaga que Picasso representaría en su plenitud y vejez, como las típicas jabegas malagueñas o el propio cenachero.

Y para terminar, visitaremos el museo municipal de Málaga en su nueva sede, donde hablaremos de dos cuadros importantes para esta ciudad, entre ellos el primero que Picasso pintó en Málaga y por tanto, en su carrera artística. Entenderás entonces las verdaderas raíces de este gran genio, y que como dijimos al principio, muchas veces ocultas, incluso para los mismos malagueños, desconocedores de tales circunstancias que encumbraron al artista.

Si te apetece realizar nuestro tour Siguiendo a Picasso, pincha el enlace o contacta con Voilà Málaga