Hace unos días dentro de ‘Málaga para enamorarse‘ os hablábamos sobre el senderismo por las Angosturas del Río Guadalminahoy queremos presentaros otro precioso rincón de nuestra provincia, el Refugio de Juanar.

El Refugio de Juanar se encuentra en plena Sierra Blanca de Ojén (perteneciente al Parque Natural de Sierra de las Nieves), y es conocido tanto por sus rutas para senderismo, como por ser un lugar con abundantes castaños, que cuando llega la época se llena de familias que van a coger tan rico fruto.

refugio_juanar2

Para llegar al Refugio de Juanar sólo hay que tomar la autovía A-7 en dirección “Benalmádena-Algeciras”, y una vez a la altura de Marbella, tomar la salida “Centro Comercial la Cañada -Ojén” ( A-355 ) y seguir por esta carretera sin tomar el desvío de entrada al pueblo de Ojén, en dirección a Monda-Coín; Siguiendo por esta carretera, a unos 11 Kms. de Marbella hay otro desvío a la izquierda indicado con una señal de carretera que pone “Refugio de Juanar” por el que se debe continuar unos 5 Kms. hasta llegar al destino.

En esta parte también hay un hotel que se llama Refugio de Juanar, pero no es el objetivo de esta excursión, aunque si pueden tomar un tentenpié antes o después de que acabe vuestro día.

Como curiosidad contaros que el general de la resistencia francesa De Gaulle, estuvo aproximadamente en este hotel para terminar de escribir y preparar la edición de sus memorias. Quedó completamente enamorado del lugar y cuando vayáis entenderéis porqué.

Una vez llegados a este punto, detrás del hotel a la derecha es donde podemos ver el amplio bosque de castaños. Os vais a dar cuenta en seguida. Si vais en época de castañas llevaros una mochila porque podéis coger bastantes y además sin necesidad de andar mucho. Si vais en cualquier otra época disfrutad simplemente de la belleza del entorno.

Disponéis de varias opciones:

La primera de ellas consiste en hacer cualquiera de las numerosas rutas que podéis encontrar en lapróximaparada. Esto estaría destinado para los amantes de las rutas más largas y que entrañan más dificultad.

Para los que simplemente quieran pasar allí el día con la familia, pasead primero por el bosque de castaños y pinos, tranquilos, sin prisas, y admirando la altura y belleza de sus árboles. Tened en cuenta que al ser los árboles tan altos, el sol no entra con tanta facilidad y es posible que tengáis más frío que fuera del bosque.

refugio_juanar3

Una vez paseado por el bosque, podéis volver al punto de partida y a la izquierda os encontraréis una indicación para que os acerquéis a dos miradores. Uno de ellos sería el Mirador del Macho Montés y el otro el Mirador del Corzo. Uno es un poco más largo que el otro, así que de vosotros depende cuál hacer, o bien os visitáis los dos.

De camino a los miradores, los altos árboles dejan paso a los olivos, abriéndose por tanto ante vosotros otro tipo de paisaje. Cuando lleguéis a ellos, sea cual sea, entenderéis porqué tanta gente quiere acercarse a nuestra tierra. Es increíble como a tan pocos kilómetros de la locura urbanística podemos encontrar otro cachito de cielo.