Por fin te has decidido, después de tanto tiempo en tu lista de deseos ¡vas a visitar la Isla Blanca! Pero ahora tienes que aprovecharlo y decidir qué hacer en Ibiza.

Ibiza. Qué bien suena. La Isla Blanca famosa en el mundo entero por esa magia especial que cautiva a quien la visita. Por ella han pasado desde los griegos a los íberos, los romanos, cartagineses…

Tesoro del Mediterráneo que te está esperando. Y para que tu visita sea inolvidable queremos contarte absolutamente todos los detalles para que sepas qué ver en Ibiza sin tener que comparar la información con otra decena de páginas.

Qué ver en Ibiza

Pregunta obligatoria si de verdad quieres planear un viaje para conocer en profundidad los encantos de la Isla Pitiusa. Porque tienes la opción de realizar planes de lo más variados entre sí.

Hay fiesta pero también parques naturales. Tienes mercadillos pero también 210km de playas. Existen calas, museos, murallas, castillos, puntos de encuentros en los que volver a su esencia hippie de los años 60…

Ibiza es naturaleza, cultura, fiesta, gastronomía… Eso y mucho más. Por este motivo cada temporada acoge a personas de todo el mundo dispuestos a disfrutar de esa esencia tan especial que tiene una de las islas más pequeñas del mundo. Con una extensión de poco más de 40 km de norte a sur, y de 15 km de este a oeste, es perfecta para ser recorrida en coche o furgoneta.

Foto: jonas-verstuyft

¿Y si empezamos por el corazón de la isla? No porque esté en el centro, sino porque guarda la esencia de cientos de generaciones que pasaron por ahí.

Casco Antiguo de Ibiza

Nos estamos refiriendo al casco antiguo de Ibiza: Dalt Vila, que significa “la Ciudad Alta”. Pasear por sus calles empedradas mientras te impregnas de la Historia de la ciudad amurallada es todo un deleite para los sentidos. Aunque quizás lo más adecuado sea evitar las horas centrales del día o convertirlo en el plan perfecto si no sabes qué hacer en Ibiza si llueve. Eso sí, cuidando el calzado para evitar resbalones.

Sus murallas y baluartes, que datan del siglo XVI, protegían la ciudad de los ataques de piratas. El lugar estratégico en el que se encuentra y sus reservas de sal la hacían susceptible de ser saqueada. Dichos muros albergan galerías de arte y respiran Historia. Tanto así que en 1999 las murallas fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Existen distintas puertas por las que acceder al casco antiguo, aunque te recomendamos la principal, el “Portal de ses Taules” justo al lado del mercado viejo. No obstante, existen otras cuatro entradas cada una con su encanto. Inevitablemente todos los caminos culminan en la Catedral de Ibiza, en la zona más alta del monte sobre el que se sitúa (Puig Vila). Pero no te debes perder el Ayuntamiento y su mirador, situado en un antiguo convento.

Foto: Ibiza Spotlight

Seguro que no te quieres perder la Feria Medieval de Ibiza que se celebra en Dalt Vila en julio, agosto y el segundo fin de semana de Mayo. Y si vas temprano, puedes desayunar orelletes, un dulce típico cuya base es harina, huevo y anís.

Siguiendo con la lista de sugerencias para que puedas saber qué ver en Ibiza, nos tenemos que detener en algunos de los pueblos más representativos de la isla. Como el caso de Santa Eulària donde puedes ascender por las calles salpicadas de casas pageses que se alzan sobre el Puig de Misa, coronado por su singular iglesia fortificada.

Pero si realmente lo que quieres es ver son las casas pageses en su esencia más tradicional tienes que pasar por Santa Gertrudis y Sant Carles.

Foto: Blogdeibiza.es

Su arquitectura tradicional y la calma que emanan te acompañan durante el recorrido por sus calles. El paseo, las vistas, son una auténtica delicia a la que puedes poner el broche degustando la gastronomía del lugar. Sant Carles, además, es el lugar donde se celebra el afamado Mercadillo de Las Dalias del que hablaremos más adelante.

Aunque si te gusta el ambiente de este tipo de mercadillos en Ibiza, también te va a gustar presenciar la Fiesta de los tambores de Benirràs.

Se celebra cada domingo dos horas antes de que se ponga el sol. Entre los pueblitos de San Miquel y San Joan se encuentra esta bahía con vistas a un pequeño islote. Su popularidad hace que la fiesta de los tambores sea multitudinaria, tenlo en cuenta antes de planificar para que puedas llegar a tiempo. Eso sí, allí te encontrarás con esa esencia hippie que aún mantiene algunos lugares al son de la percusión improvisada.

Cuevas Ibiza

Continuando con la cultura y antes de adentrarnos en la naturaleza de Ibiza, la isla alberga un par de pinturas rupestres. Parece ser que datan del año 1.000 a.C. en la Edad de Bronce. Se encuentran en la Cueva de Ses Fontanelles, actualmente cerrada al público.

Se accede desde la zona norte de la isla, entre acantilados. Y si eres fan de la escalada seguro que te animas con alguna de las paredes verticales que se alzan sobre la cueva. Esta también es conocida como La Cueva del Vino por hacer las veces de bodega.

Si viajas a finales de febrero o principios de marzo a Ibiza vas a poder presenciar un espectáculo para los sentidos que la naturaleza nos regala cuando el invierno llega a su fin.

Estamos hablando de los almendros en flor del Valle de Santa Agnès. Al noroeste de la isla blanca nos regala un paisaje digno de las fotografías más cuidadas. Te recomendamos llegar hasta el mismo pueblo para que puedas disfrutar de las vistas al completo de este valle rodeado de colinas y salpicado de almendros.

Foto: theibizablog.com

Siguiendo camino hacia el norte encontramos el pueblecito llamado Sant Miquel que tiene el honor de albergar la cueva Can Marçà. Es uno de los monumentos naturales más antiguos que podemos encontrar en Ibiza. Más de 100.000 años han visto transcurrir las piedras calizas que dan lugar a la formación.

Era lugar de refugio para contrabandistas, tanto que aún se pueden distinguir las señales que les guiaban marcando la entrada y salida a la cueva. El duro trabajo de expertos en geología y espeleología ha logrado reproducir el curso del agua y las formaciones que ahora se pueden visitar en cualquier momento del año.

Foto: Welcometoibiza.es

Antes de irnos de discotecas, sigamos conociendo las maravillas que la naturaleza te tiene preparadas en Ibiza.

Y es que aquí podemos encontrar el Parque Natural Ses Salines, que abarca 16.000 hectáreas entre las áreas pertenecientes a los humedales y playas del sur de Ibiza, parte del norte de Formentera y la extensión marina. Esta última comprende 13.000 hectáreas del total e incluye Es Freus, un pequeño estrecho entre las islas pitusas que es parada obligatoria para los amantes del buceo.

Foto: Ibiza5sentidos.es

Aquí encontramos una extensa pradera de posidonia oceánica considerada el organismo vivo más antiguo del mundo, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Esta planta que da refugio a otros seres marinos permite que el agua de las playas de Ibiza se mantenga limpia y oxigenada. Si viajas en primavera podrás asistir a un acontecimiento extraordinario, y es que es ruta de paso para las tortugas que inician su viaje desde las costas de México.

Asimismo durante los meses de agosto a octubre cientos de flamencos paran su vuelo en Ibiza y Formentera, donde encuentran su hábitat especial en Ses Salines. Un auténtico espectáculo de color. Cabe señalar que las salinas fueron la fuente principal de subsistencia de la isla durante largos períodos hasta la llegada del turismo. A día de hoy se sigue desarrollando la tradición salinera, de hecho se pueden ver partir las embarcaciones desde el muelle de carga Sa Canal.

Y ya que estamos tan cerquita de Formentera, si has llegado hasta Ibiza deberías ir a visitarla porque la única forma de acceder a esta otra isla es en ferry desde su puerto.  Algunas de sus playas están consideradas entre las mejores del mundo. Su pausa, la paz que emana y la armónica mezcla entre autóctonos y turistas le imprimen ese carácter especial del que se enamora quien la visita.

Si no sabes qué hacer en Ibiza hay algo que representa a la isla más allá de la fiesta: la foto con vistas al Islote Es Vedrà. Uno de los lugares más visitados debido a sus impresionantes vistas, pero también a su aura mágica que atraen a turistas y curiosos para conocer al protagonista de tantas leyendas. Situado en el suroeste de la isla blanca, frente a Cala D’Hort se alza imponente con casi 400m sobre el nivel del mar.

Foto: viajandoqueesgerundio.com

El islote es reserva natural porque alberga especies endémicas tanto en la superficie como en el mar, por eso no se puede acceder a él. Eso sí, tienes algunos miradores desde los que hacerte una de las fotografías más bonitas de la isla. Puedes fotografiarte con el islote de fondo desde la playa Cala D’Hort; desde algunos miradores naturales que hay entre dicha cala y la Torre des Savinar, que son más accesibles que esta; desde la Torre des Savinar que se encuentra en la cima de una montaña a la que se accede caminando y previo pago de la entrada (2€); desde Cap Llentrisca por una ruta menos accesible por su nivel de dificultad y desde obtendremos unas vistas más lejanas.

Fiesta en Ibiza

Ahora sí. Comenzamos con la fiesta en Ibiza haciéndote saber que hay tres zonas que debes conocer.

La primera es el Puerto de Ibiza, en el barrio de la marina donde antiguamente vivían los pescadores. Allí se da cita todo tipo de ambiente porque es el lugar ideal para comenzar la noche, aunque de día también es un lugar transitado. Se mezclan las terrazas, donde el precio de las copas es más asequible, con el mercadillo hippie y el espectáculo que ofrecen los gogós de las discotecas desfilando por sus calles. Una imagen nada convencional que no puedes perderte si viajas a la isla.

La segunda zona de fiesta en Ibiza está en la localidad de San Antonio, en el West End. Durante los meses de verano sus calles peatonales se convierten en el lugar favorito para el turismo inglés, por lo tanto los locales están especialmente orientados a este tipo de público. En los pubs, de entrada gratuita, podrás tomar algo a precios más asequibles que en las grandes discotecas. Eso sí, el bullicio y la aglomeración de personas hace muy difícil caminar por ahí. Si necesitas reponer fuerzas antes de volver a casa es el lugar perfecto para hacerlo en algunos de sus locales de comida rápida.

Asimismo, en San Antonio hay otro plan que seguro que entraba dentro de tu lista sobre qué hacer en Ibiza. Y es que puedes presumir de haber visto la puesta de sol desde Café del Mar o Café Mambo mientras escuchas música house. Un plan más que recomendable.

Por último, si prefieres empezar la fiesta de día hasta que el cuerpo aguante debes dirigirte a Playa d’en Bossa. Alí encontrarás uno de los ambientes festivos playeros de mayor reputación a nivel mundial. Entrada gratuita, en bañador y a precios accesibles. ¿Se puede pedir más? ¡Sí!, cerca de allí está la discoteca Ushuaïa donde puedes trasladar la fiesta hasta la hora del cierre (a las 12.00 h de la noche).

Las discotecas más grandes y famosas se encuentran repartidas por toda la isla. La buena noticia es que el discobús te comunica con todas por tan solo 3€. Se encuentra en funcionamiento toda la noche, de 12:00 a 6:00, con una frecuencia de media hora en temporada alta.

En definitiva, no faltan planes que hacer en Ibiza. Solo necesitas organizar tus prioridades y disfrutar de la improvisación porque en la isla blanca puede suceder cualquier cosa.

Ibiza con niños

Al contrario de lo que pueda parecer los más pequeños también tienen cabida en la isla.  Ya hemos visto la cantidad de oportunidades que ofrece. Hay muchas actividades que pueden hacerse con niños en Ibiza. ¡Vamos a verlas!

Pasear con los niños al ritmo pausado que permiten las vacaciones es una gozada. Imagina su cara cuando se vean rodeados de la ciudad amurallada con sus baluartes y calles empedradas. Estamos hablando de Dalt Vila. Pero si tenéis la suerte de coincidir con la feria medieval de mayo, la visita se convertirá en una escena de película. Entre espectáculos de cetrería y artesanía, comida a pie de calle y zancudos, bailes árabes y cantos corales… Sin duda una fecha magnífica para disfrutar de Ibiza con niños.

Foto: Ibizaisla.es

Podéis terminar ese paseo en el puerto, observando las embarcaciones de los magnates y fantaseando sobre los lugares que han visitado.

Uno de los planes preferidos de las familias que visitan la isla es descubrir las mejores playas de Ibiza para los niños. Aunque en un apartado posterior veremos cada una con más detalle, apúntate estas: Talamanca y Figueretas, en Ibiza ciudad; Cala Llonga y Es Canar en Santa Eulalia; Cala Bassa y Cala Comte en San José. Cada una tiene sus peculiaridades pero en todas ellas los más pequeños tienen la diversión asegurada. Entre otras cosas porque no tienen grandes pendientes de entrada al agua y tampoco hay grandes olas.

Además no os podéis ir sin practicar alguno (o todos) de los deportes acuáticos que encontraréis en muchas playas. Paseos en kayak, esnórquel, barcas a pedales, paddle surf, kite surf, inflables… Un día de actividades en el agua que pueden terminar con la puesta de sol.

Puestas de sol en Ibiza

Eso sí, ver la puesta de sol en Ibiza es uno de esos espectáculos que se quedan grabados en las retinas.

Nuestras preferidas son Cala Comte, Cala D’Hort y, ¿por qué no? desde la terraza de Café del Mar.

Pero hay un lugar mágico desde donde disfrutarlo al son de los tambores: Benirrás. Tal y como hemos hablado, los domingos son especiales en esta playa. Se respira una atmósfera y buen rollo del que los más pequeños disfrutan un montón.

Foto: Ibiza-spotlight.es

Ya sabemos que el agua es fuente de diversión, por eso podemos cambiar la de la playa por la del parque acuático Aguamar en Playa d’en Bossa. Este es famoso por sus toboganes pero también dispone de zonas ajardinadas, piscinas con poca profundidad, restaurante y solarium con hamacas.

Esta misma línea sigue Sirenis Aquagames, dentro del complejo hotelero Sirenis Seaviews, que te recomendamos si vais con niños. Y para los más grandes que empiezan a hacer incursiones en deportes más arriesgados encontraréis Surf Lounge Ibiza. Podrán aprender a surfear o seguir practicando en el espacio con la única ola artificial de Ibiza.

Otro plan para disfrutar de Ibiza con niños mientras aprenden es la visita al Aquarium Cap Blanc. La particularidad de este acuario reside en sus instalaciones puesto que es una cueva con entradas directas del mar. Se pueden conocer de cerca las especies autóctonas de esta zona del Mediterráneo y la labor de recuperación de especies que llevan a cabo en el centro.

Foto: Ibiza5sentidos.es

Igualmente los más peques disfrutarán de la visita al Parque Natural Ses Salines. Ya hemos hablado de él y su enorme amplitud. Por eso podéis elegir entre hacer una ruta de senderismo guiada o aventuraos vosotros mismos. Dependiendo de la época del año podéis ver las colonias de flamencos y otras aves. El parque incluye algunas playas de Ibiza y Formentera así que podéis también elegir esta opción.

Y si decidís visitar la vecina Formentera, no olvidéis que en el estrecho que une ambas islas se encuentran las praderas de posidonias oceánicas. Una vez en tierra firme, podéis disfrutar de sus playas; alquilar un mehari o una bici; o elegir algunos de los puntos más famosos como el faro de Cap de Barbaria.

Terminamos nuestras recomendaciones para conocer Ibiza con niños con un plan que también gusta mucho a los mayores. Estamos hablando del famoso mercadillo de Las Dalias. En su versión diurna los sábados permanece abierto desde las 10:00 de la mañana a las 20:00, de abril a octubre. Y en su versión nocturna los lunes, martes y domingos. Esta última es la que más les suele gustar a los peques porque se celebran espectáculos especiales para ellos como malabares, títeres, etc.

Playas Ibiza

En realidad este post sobre qué hacer en Ibiza podría resumirse en un apartado: conocer sus playas. Quizás pueda parecer algo sencillo. Pero no. No lo es porque en la isla blanca hay casi un centenar de playas y calas. Como entendemos que no tienes previsto pasar tantos días de visita vamos a ver un buen número de ellas, ordenadas por zonas, para que puedas elegir las que más se adaptan a ti.

En Ibiza ciudad encontramos tres playas. La Playa de Talamanca, elegida por un gran número de familias y por quienes no disponen de coche. No solo por su fácil acceso sino porque está rodeada de servicios que facilitan la visita. Esta playa de arena, salpicada con alguna otra área de rocas, no tiene áreas muy profundas aunque sí algas.

Foto: Ibiza-spotlight

Otra de las playas urbanas a las que resulta sencillo llegar es la de Figueretas. Frecuentada por familias y turistas que disfrutan de su agua clara. Algunos entrantes con rocas dividen la playa sin inoportunar el baño. Allí podrás disfrutar de actividades variadas como Paddle surf, kayak o excursiones en barco.

Por último, Playa D’en Bossa es una de las más amplias. Agua cristalina y arena blanca se combinan con una gran cantidad de opciones para disfrutar del mar. Ideal para quienes disfrutan de los baños de sol, pero también para los amantes del deporte. Aquí podrás practicar voley playa, buceo, juegos acuáticos, alquilar un kayak, animarte con el paddel surf…

Foto: Ibiza-spotlight

En el norte de la Isla no puedes perderte las tres playas que componen Portinatx. Dos de ellas varían poco en su tamaño pero la tercera es algo más grande. Están comunicadas por unos paseos que parecen sacados del pasaje de un cuento. Puedes llegar en autobús también y están rodeadas de servicios. La línea costera se alza entre rocas y pinos que crean un ambiente especial. El agua clara deja ver la fina arena blanca del fondo, por eso te la recomendamos si te gusta practicar snorkel. Aunque también tienes la posibilidad de elegir entre una amplia gamas de actividades acuáticas.

También en el norte, Cala Xarraca está rodeada de bosques de pinos y cubierta de pequeñas piedrecitas mezcladas con mantos de posidonia. Su agua cristalina hace las delicias de los amantes del buceo. A sus laterales existen pequeñas calas en las que no es extraño encontrar personas que practican naturismo. No puedes irte de allí sin darte un baño de barro.

Foto: Ibiza5sentidos.es

La útlima recomendación de la zona septentrional de la isla es la Cala de Benirrás. Bien conocida por la Fiesta de los Tambores celebrada los domingos. Las puestas de sol con el islote Cavall Bernat de fondo son mágicas. Pero mientras llega ese momento puedes hacer snorkel, alguna excursión por los senderos que las rodean o reponer fuerza en alguno de los restaurantes. La arena es gruesa y es una playa ideal si visitas Ibiza con niños.

En el oeste de la isla pitiusa hay playas y calas realmente hermosas.

Playas Ibiza Mapa

Hoteles en Ibiza baratos

Encuentra en el mapa hoteles en Ibiza baratos para pasar unos días de vacaciones en la isla.


Booking.com

Foto: Spotlight Ibiza