Hay días que nos apetece planes distintos, un pequeño viaje o tal vez escapada cercana…

Desde ocioon os hemos preparado una propuesta para esa necesidad de escapar de la rutina. Un plan que va a seducir tanto a los residentes de Málaga como a las personas que estén unos días de vacaciones en la ciudad.

Ronda es “la ciudad soñada” lo decía el poeta Rilke, un sueño con el verde inmenso de su paisajes, el color piedra de sus calles y el rojo de sus vinos.

Tres colores que nos acompañarán en el plan de hoy. Verde, rojo y piedra.

paisajes-para-fotografiar-ronda
Foto: Alfredo Mena

Un plan para revivir y escapar al menos una vez al año, porque Ronda es redescubierta en cada visita. No es de extrañar que las personas que la visitan una vez busquen planes tales como “Qué hacer en dos días en Ronda” porque el tiempo allí se quedó corto, aunque eso será motivo de otro post.

Comenzamos nuestra excursión temprano, para los amantes de la conducción reseñar que la carretera es de montaña con preciosos paisajes y curvas que bien podrían haber salido de un anuncio de un nuevo modelo de coche, muy apreciadas por experimentar esa conducción distinta a las carreteras urbanas.

Y si sois apasionados de la gastronomía, los vinos y un viaje de vuelta con siesta os proponemos una ruta Málaga-Ronda en tren para poder disfrutar de la cata de vinos maridaje que os vamos a proponer.

El punto de partida del viaje comenzará con un desayuno tranquilo en el centro de Málaga, os sugerimos varios sitios que nos brindarán una atmósfera para la conversación como pueden ser Brunchit en calle carretería o un chocolate con churros tradicional en Casa Aranda. Una primera parada que nos dejará buen sabor de boca antes de tomar nuestro tren que saldrá de María Zambrano a las 10.05, el viaje durará menos de dos horas, llegaremos a las doce aproximadamente.

Con un pie ya en la ciudad nos dejaremos guiar por sus tres colores.

El Color piedra

Hay calles que nos hacen viajar, sentir que te has trasladado a otra época, conversar de otra forma, a otro ritmo. Ronda y sus calles escondidas se prestan a conocerla caminando y explorando, recrearse en sus miradores, sus paseos color piedra, los ventanales.

Foto: Alfredo Mena
Foto: Alfredo Mena

Improvisa, sigue las escaleras sin saber muy bien dónde vas, se trata de dejarte llevar captar cada uno de los detalles de sus fachadas, edificios históricos y las casas familiares de tanta tradición.

Foto: Alfredo Mena
Foto: Alfredo Mena

El Color Verde

Una palabra que acompaña este verde de sus paisajes es la inmensidad, es la sensación que os queda cuando os tomáis un minuto respirar y parar a contemplar esos miradores y rincones especiales de Ronda. Ese movimiento slow que tan bien inspiran los chicos de la escuela Entrelenguas de Ronda (os recomendamos sus propuestas de turismo slow)

Foto: Alfredo Mena
Foto: Alfredo Mena

El Color Rojo

Rojo del vino. Ronda y el mundo del vino hacen una pareja de baile cada día más compenetrada. Enoturismo y las destacadas bodegas con vinos tan destacables Descalzos Viejos, vino Chinchilla, F.Schaz han creado un verdadero universo que podría propiciar las conversaciones de la película ‘entre copas’ toda una vivencia conociendo bodegas locales ya que existen más de una veintena.

Dónde comer en Ronda

A estas alturas del día ya tendremos hambre y surgirá la pregunta ¿Dónde comer en Ronda?

Seguramente en el mapa turístico de Ronda hay magníficas propuestas gastronómicas. Aún así hoy proponemos salirnos un poco del circuito e iremos a La niña Adela a pedirle a Alonso su dueño que nos haga una propuesta de maridaje (será necesario reservar.)

sitios_tapear_ronda
Foto: Elisabeth Rivanda Machado

Entre esos vinos estará presente el vino Perezoso de la bodegas Gonzalo Beltrán y el micuit casero que tendrán sonrisas garantizadas y resto de platos que os preparan en La niña Adela, será sin duda una excelente inmersión gastronómica.

tapas-gourmet-ronda
Foto: Elisabeth Rivanda Machado

Una tradición gastronómica en Ronda es probar el rabo de toro, así que como recomendación especial os sugerimos probar todo un descubrimiento culinario
El brownie de toro casero ¡os enamorará!

comer-rabo-toro-ronda
Foto: Elisabeth Rivanda Machado

Después de una sobremesa tranquila estaréis a un paso de la estación para concluir el día Ronda – Málaga en tren. Quedará pendientes de vuestra visita algunos colores como el mosaico formado de la puesta de sol desde la Alameda y las vistas a la montañas en la que el verde del paisaje va mezclando con los anaranjados, quedarán pendientes también alguna conversación o ese vino que nos apuntamos para la próxima. Siempre queda algo pendiente, esa perfecta excusa para volver a Ronda.

Si necesitas reservar un buen hotel en Ronda al mejor precio, no dudes en hacer tu reserva desde aquí.

¡Os esperamos en el próximo plan! No olvidéis contarnos que os pareció la propuesta y vuestras sugerencias comentando este post.